Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies (Ver aquí nuestra política).

aceptar

¿Porqué elegir una buena silla de oficina?

El principal motivo por el que debes sentarte en una buena silla de oficina es tu salud. Está comprobado que permanecer sentado más de 6 o 7 horas al día provoca, a largo plazo, problemas en la espalda. Estos problemas derivan de una mala posición de nuestra columna vertebral al ser nosotros los que nos adaptamos a la silla en lugar de esta a nosotros.

Para prevenir estos problemas debemos elegir una silla que se adapte a nosotros, sea cual sea nuestra morfología. Además debemos entender que, para que una silla sea ergonómica y evite estos problemas, la silla ha de permitir nuestro movimiento sin oponerse a el, dotándote siempre de una posición cómoda y relajada.

¿Como tiene que ser tu silla?

Tu silla debe adaptarse a ti de la siguiente manera:

Debe permitir elegir la altura del asiento para que tus rodillas formen un ángulo de 90º, de esta forma repartirás tu peso de la manera más eficiente.

El respaldo siempre ha de estar en contacto con tu espalda, permitir reclinarte y que aguante tu peso sea cual sea el ángulo en el que decidas permanecer. Los materiales ha de ser cómodos y transpirables.

El asiento deben tener la suficiente consistencia para repartir tu peso evitando las sobrecargas, favorecer la transpiración y la forma de este en la parte delantera debe estar inclinada hacia abajo para que no nos oprima la parte posterior de las rodillas ni dificulte la circulación de las piernas.

La silla debe incluir ruedas en su base, te permitirá acceder a esta de manera cómoda y además te permitirte pequeños desplazamientos que evitarán posturas forzadas al estirarse.

Accesorios para tu salud.

Cada profesión, actividad o gustos personales generan una serie de necesidades que se pueden cubrir con los diferentes accesorios que podemos añadir a nuestra silla.

Apoyabrazos: Estos permiten apoyar los brazos de manera cómoda y además sirven de apoyo para falicitar la incorporación a la silla. Es imprescindible que se regulen en altura para adecuarlos a nuestra morfología.

Reposacabezas: Cuando permanecemos largos periodos de tiempo en nuestra silla es recomendable incluir el reposacabezas ya que nos permitirá, al reclinarnos para descansar un momento, relajar los musculos del cuello y prevendrá la aparición de problemas en las cervicales.

Como sentarse en una silla de oficina.

Con tan solo unos sencillos consejos conseguirás una postura correcta y ergonómica, porque no basta con disponer de una buena silla ergonómica, también hay que sentarse correctamente en ella.

1- Siéntate en la silla con la espalda pegada al respaldo en posición vertical, sin reclinar.

2- Ajusta la altura del asiento de forma que tus rodillas formen un ángulo de 90º, abre un poco las piernas y apoya totalmente sus pies en el suelo.

3- La clave para que tu espalda no se resienta con el tiempo es conseguir respetar la forma natural de nuestra columna vertebral, para ello tienes que notar que en las lumbares se forma el arco de forma pronunciada.

Para conseguirlo puedes:
  • Ajustar el refuerzo lumbar si dispones de el.
  • Sentarte pegando el coxis lo máximo posible al respaldo.
  • Ajustar el reposacabezas, si dispones de el, de forma recoja tus cervicales y parte baja de la cabeza, como se ve en el esquema superior.

4- Vigila que el asiento no pegue contra la parte interna de tus rodillas, ya que dificultará la circulación sanguínea de tus piernas, si dispones del sistema de traslación del asiento, ajústalo.

5- El angulo que deben formar tus brazos al apoyarse en la superficie de trabajo es de 90 grados, puedes conseguirlo con los reposabrazos o acercando bien la silla a la mesa de oficina y apoyándote sobre esta.

close Shopping Cart

Registro

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña